"Si buscas una mujer perfecta, lo siento"



Algún día dejaras de sentirte atraído por la juventud, por esas chicas hermosas y radiantes. Por su abdomen plano y sus nalgas firmes, con sus senos hermosos y altivos, su cara de ángel y su sexo dispuesto.

Te gustará una mujer adulta, de mirada inquieta, de rostro opaco, con senos caídos, estrías y cesárea, con él estómago flácido, esa mujer que lleva años peleando con sigo misma por él paso del tiempo, esa mujer que ha sobrevivido a una humillación o a un desprecio, esa mujer que ha sido usada, una mujer que tiene mucho que dar, una mujer que ya conoce su cuerpo, que se ha sentido, que se ama hoy tal cual es.

Que no se reprime al decir abiertamente lo que quiere de ti, quizá sexo, quizá compañía, quizá amor. 

Que no quiere tu dinero ni tu fama. Que tiene ganas de sentir, de vivir. 

Una mujer que no teme a decirte que eres un imbécil o que eres maravilloso y te ama. 

Y ese día que te topes con esa mujer y la ames, ese día sabrás que él paraíso existe.

Y no es la mujer perfecta

Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es todo.


HUBO UN TIEMPO EN QUE:
Pensé que no podía… y no pude.
Creí que no sabía nada… y nada supe.
Pensé que no tenía fuerzas… y flaquee.
Subestime mi capacidad… y no fui capaz.

LUEGO APRENDÍ:
Que si creo que puedo… puedo.
Que sé más de lo que ni siquiera imaginaba.
Que tengo las fuerzas que decido tener.
Que no hay carga que mis hombros no puedan soportar, y
 Que puedo llegar a donde yo me lo proponga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario