Con cariño y buena voluntad te envío esta poderosa oración que es del arcángel de las buenas noticias.


Oh, Glorioso Arcángel San Gabriel, Ángel guardián de nuestra Santa Madre, tu nombre significa la “fuerza de Dios”, ven a anunciarnos buenas nuevas a nuestras vidas, noticias de luz que iluminen nuestras penumbras actuales.



Tú que anunciaste al Profeta Daniel, el tiempo en que había de venir el redentor; tú que llevaste a Zacarías, las noticias del nacimiento de San Juan el Bautista, tú que llevaste a María, el anuncio supremo de la encarnación de Dios en su vientre, trae la alegría que viene de la buena nueva a nuestras vidas.

A ti rogamos, protector de todos los niños en el seno materno, patrono de los mensajeros, que tu anuncio nos llegue en plenitud, y que nosotros sepamos recibirlo con corazón de niño.

Te pedimos imitar tus sentimientos cada vez que saludemos a María Santísima, para poder ofrecer a ella nuestra oración con el mismo amor con que tú te dirigiste a nuestra Madre al hacerle el anuncio más importante de toda la historia.

Te pedimos por nuestros seres queridos, por los prójimos que nos aman, y también por nuestros enemigos.

La mayor parte de ellos, no han recibido aún el mensaje de salvación y viven todavía en las tinieblas. Haz que reciban con docilidad el mensaje de Cristo.

Ayúdanos a ser  también, un “ángel” para todos nuestros prójimos, y haznos merecer dignamente la particular bendición divina, la gracia de ser apóstoles fieles y eficaces mensajeros del Evangelio.


Santo Arcángel Gabriel, custodio del paraíso, ruega por nosotros ante Dios nuestro Señor, para que el anuncio de su redención, sea nuestra alegría presente, nuestra esperanza futura, y nuestra gratitud eterna por la memoria viva de nuestro Salvador, que es Dios y vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.



Oración al Arcángel Gabriel para pedir un milagro


A veces necesitamos crear un milagro en nuestras vidas. Puede ser amor, salud, ser madre, trabajo, dinero. Esta oración es muy poderosa si se dice con amor y sin miedo desde el corazón sabiendo que nuestras peticiones siempre son escuchadas.

San Gabriel Arcángel, bendito ser de luz, gloriosísimo ángel de la paz y la esperanza, fiel y noble mensajero del Padre Eterno y dulce y tierno amparo de nosotros los hombres, hoy te invoco desde lo más profundo de mi ser para que acudas con tus Legiones de Ángeles en mi ayuda, y, por el poder que estas revestido hagas posible que se realice un milagro en mi vida y se alejen mis sufrimientos y penalidades, pues ya ves que paso por muy malos momentos y siento que mis fuerzas están a punto de desfallecer.


Arcángel san Gabriel, poder y fortaleza de Dios, tú que transitas por los cielos y la tierra extiende tus alas protectoras y dame el consuelo que busco.




Abrázame para que reciba calor y fortaleza y pueda seguir enfrentándome a mis padecimientos; calma mis ansiedades para que sepa ser paciente; dame sabiduría para salir victorioso-a de esta dura prueba; envíame tu luz para que se clarifiquen mis caminos; dame tu paz bienhechora y purificadora para que encuentre la tranquilidad que tanto busco y ansío.


Arcángel pleno de virtud y amor, con tu habitual bondad, con tu inmensa generosidad, llega hasta mi y dispénsame tus favores,
haz llegar mi difícil petición ante el Altísimo: (pedir con mucha fe el milagro que se desea recibir)


Arcángel san Gabriel, embajador de Dios Padre, no demores en llevar mi ruego ante su Sagrada Presencia, yo ……. te suplico le trasmitas mi llamada de auxilio y hagas lo posible para que pueda recibir el milagro que tanto preciso en mi vida y así alcanzar la felicidad terrena que tanto deseo.


Tú que eres el portador de las buenas noticias y eres el protector de los hogares, haz que en breve vea solucionados mis problemas.




San Gabriel, Arcángel de la pureza, te amo y te bendigo por todo lo me das, y te doy las gracias por lo que significas para mí, no dejes de guiar los pasos que doy, guarda mis caminos y acompáñame en mi vida, que tu protección, patrocinio e intercesión nunca se alejen de mi para que sea una buena persona aun en los peores momentos, yo te lo agradeceré eternamente y junto a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo y la Santísima Virgen María, que es reina tuya y mía, siempre te llevare en mi corazón.  Así sea. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

loading...