DIOS bendiga a nuestros hijos, pues a nosotros ya nos bendijo con ellos.

Los hijos son un regalo de la vida y una bendición de Dios. Son los frutos de nuestra existencia y un premio que nos entrega el destino. 

loading...
Como en un espejo, en ellos nos vemos nosotros mismos, por eso tratamos de darles lo que no pudimos tener y siempre luchamos por verlos felices. 

Son como pedazos de carne, por los que corre nuestra propia sangre y nuestra esencia, aunque no son nuestros. 

Los hijos son nuestros mientras no puedan valerse, luego serán de su propia familia, así funciona la vida.

En el pecho de los padres encontrarán todo el calor y alimento que  los hijos necesitan, también de allí surge todo el amor que generan en ellos.

Así es el amor por los hijos, sin condiciones, ni esperan nada más que amar porque con ellos descubren que dar es más satisfactorio que recibir.

Son un milagro ante nuestros ojos la luz la que me invita a levantarnos cada día de la cama, los que dan fuerzas para dar cada día más y mejorar cosas de nosotros, los que invitan a rectificar nuestra personalidad y a estudiar para ser virtuosos y saber dar buenos ejemplos.

El amor de los padres es distinto a los otros amores: No conoce la traición y jamás lastima intencionalmente. El amor de los padres es universal e inalterable. Puede que haya alguna diferencia en la forma, pero la esencia se mantiene.

El amor de los padres posee la facultad de multiplicarse sin perder fuerza. No baja con el número de hijos, sube, crece, se desparrama y se riega en cada uno de los vástagos.

El amor de los padres no se agota. Puede que se canse de lidiar con la prepotencia infantil, pero el efecto no decae. El sentimiento parece interminable.

loading...

El amor de los padres no mide consecuencias. Es incondicional por definición y no espera retribuciones. Darían la vida sin pestañear, y prefieren el dolor propio al de los hijos.

El verdadero amor de los padres nunca deserta; por el contrario, el hijo problema, el necesitado, el preocupado, el enfermo, es al que más se atiende.


El amor de los padres está diseñado para que la vida perdure. Somos la especie que más cuidados necesita para sobrevivir y que más demora en volverse autosuficiente.

Sin duda es la réplica más grande del Amor de Dios que vivimos segundo a segundo de nuestra vida. Y muchas veces no lo reconocemos.

Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo
Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño
Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida

Sin embargo…
En cada vuelo, en cada vida, en cada sueño, 
perdurará siempre la huella del camino enseñado.

Un hijo hace que el amor sea lo más fuerte, los días más cortos, las noches más largas, el balance bancario más pequeño, el hogar más feliz, la ropa más sucia, el pasado más lejano, y el futuro mucho mejor. 

Un hijo es lo mejor que nos puede pasar en la vida..!



loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: www.amigaslegales.com recomienda encarecidamente consultar a su médico antes de tratar cualquier remedio casero o natural. La información que presentamos muchas veces está basada en experiencias positivas que nos envían nuestros usuarios o comparten en internet y por eso siempre es recomendable la opinión de profesionales de la salud antes de llevar a cabo cualquier tipo de tratamiento casero o natural.

loading...