ESO NO NOS HARÁ FELIZ, DEJEMOS DE VIVIR DE APARIENCIAS

Existen personas que viven en distintos matices, disfraces de su propia vida, como una medida de ganar la aprobación o quizás el cariño de aquellos por quienes se rodean.

Esta situación no permite definir quienes son en realidad, por lo tanto, dejemos de vivir de apariencias, eso no te hará feliz. 

Continúa la lectura para que entiendas más claramente el punto.

loading...
Las apariencias solo son un mecanismo de defensa, que se presenta ante los distintos problemas de la vida, pero se llega a convertir en un problema cuando comienza a ser parte de la vida.

Aun y cuando en el exterior se vea pleno, en el interior se marchita el verdadero ser, sobre todo la autoestima de la persona hasta el punto de truncar los sueños.

Una persona que tiene por hábito vivir de las apariencias, deja entre ver siempre algunas de las verdades, el problema porque no se vive conforme a lo que se dice.

Aquel que vive de las apariencias, exigirá siempre lo que el no es capaz de brindar, será una persona incumplida en la mayoría de las situaciones, pero le molesta que a él lo hagan esperar.

Una persona que solo vive de apariencias siempre va a exigir a los demás lo que él no es capaz de hacer, porque sus expectativas de vida superan las apariencia que ellos tienen.

Por ese problema de vivir de las apariencias se convierten en una persona que se llegan a frustrar cuando alguien, no reconoce su trabajo se llegan a frustrar y se desaniman de seguir con la actividad que están realizando.

Consecuencias de vivir de las apariencias, que no te permitirán ser feliz

loading...
Se vuelven un estorbo y no ayudan, deben ser parte de la solución y no del problema.

Se acostumbran hacer las cosas solo por interés, como consecuencia, estos harán sus actividades basados en el engaño y con palabrerías, son por lo general unos charlatanes.

En su afán por estar viviendo de apariencias, arrastran a otros en su error.

Se volverán personas frías y materialistas, superficiales, porque giran su vida en el único pensamiento: el dinero.

Tienden a perder el equilibrio al accionar, dejan de realizar las cosas que realmente llenan su vida por hacer otras cosas que son vacías.

Se creen mejores que otros, siempre mantienen el pensamiento que ellos podrían hacerlo mucho mejor, pero nunca se atreven a desarrollar las ideas en liderazgo.

En conclusión una persona que solo vive de apariencias es un hipócrita de carácter. Solo tendrá una preocupación por lo externo, no cultiva su exterior.

Dejemos de vivir de las apariencias porque esta actitud no conduce a la felicidad, reconocer que se está haciendo algo mal, pero prefieren seguirlo haciendo.

El cambio está en manos de cada uno, por lo que los cambios son individuales, desprenderse de la necesidad de aparentar no es fácil, pero si puedes entender que serás muy bien recompensado por la felicidad de ser auténtico.

loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario