La historia del anciano de 80 años.

Un hombre de 80 años llegó a emergencias para que le suturaran una pequeña herida. Se notaba nervioso pidió de favor que lo atendieran lo más rápido posible. 

loading...
A cada momento miraba su reloj como si fuese a perder su último vuelo. Al mirarlo impaciente el doctor, lo llamó para atenderle y le cuestionó: Que pasa, hombre. la herida no tiene mucha importancia, no se preocupe...

¿Tiene usted otra consulta? El anciano le dijo que no..."Pero tengo que ir al geriátrico para desayunar con mi esposa" ¿Y qué le pasa, tiene alguna enfermedad? preguntó el doctor. 

El anciano le dijo: Hace tiempo que está allí, porque padece de Alzheimer.... Fíjese, desde hace dos años ya no me reconoce, ni siquiera sabe quién soy. 

El doctor le dijo: Y usted sigue yendo cada mañana, aunque ni siquiera lo conozca... y ni sepa que usted es su marido. El anciano sonrió y le contesto: Es verdad ella no sabe quién soy, pero yo aún se quién es ella y la amo. 

Al doctor se le erizó la piel, y tuvo que contener las lágrimas mientras él señor se iba, y pensó: “Ese es el tipo de Amor que he soñado toda mi vida” El amor verdadero no es físico ni romántico. 

El amor verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no serás en la vida. La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo... 

Ellos sólo hacen todo, lo mejor que pueden. La vida no se trata de sobrevivir a una tempestad... Se trata de saber como "Bailar bajo la lluvia"

loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario