A veces olvidamos que el tiempo no se detiene.

Que la vida se nos puede ir en cualquier momento; que los seres que amamos y apreciamos tampoco duran para siempre.

Por eso hoy te digo a tiempo…Te amo, te aprecio y pido a Dios, te bendiga y te guarde por cada minuto de tu vida.

Estoy aquí cuando quieras, cuando me quieras, y para lo que quieras. 

Pero especialmente estoy aquí para las malas; porque para las buenas está cualquiera.

loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario